domingo, 30 de octubre de 2011

BHUTAN. LAND OF THE THUNDER DRUK

Some of you have asked me for details about Bhutan. After being so lucky to being there, I hope I can answer some of your questions. Bhutan is a country same size as Switzerland. And, alike the Swiss near the Alps, Bhutan lays down at the Southeast of the Himalayas (Tibet-China at Northern border and India beyond the other three quarters of the border). The hardly-pavemented roads squeeze through mountains, valleys and Buddhist stupas, which makes the driving really slow. 40 km/h is the speed limit all around the country (a country without traffic-lights at all, by the way). Due to all this it takes more than a day to cross the whole country. Green landscapes, lovely cities with standard style houses and shops, a wide variety of fauna and flora and fabulous trekking tracks turn this inconvenient into a wonderful and totally different scenario. Bhutan has around 700.000 inhabitants. And only 98.000 live in the capital, Thimpu. The rest of them spread out in small villages and households all over. All of them will help you if needed it.


You cannot visit Bhutan as free visitor but you must book a tourist package or, weirdly, being invited by any Bhutanese resident. This tourist sector (second income sector after the exporting energy) is ruled by the government that also set the tariffs so that you must spend around 250 US$ a day including meals, cars, tickets and hotels (2012 fees). Thus you ought to contact an authorized agency (there are like 300 but there are only a few large ones, one of them the one I booked it through) and ask for a certain itinerary depending on your likes and the time you will be there. They will then book hotels, meals and tickets for you as well as a guide and a driver. As a consequence, there are not too many tourists along the country (I was tourist number 1090 this year for this agency, the largest and eldest one in Bhutan) and you always meet them with the guide behind. Besides, all the public and tourist employees must wear the Geho, a traditional dress with a blouselike and a skirt in one piece for both ladies and gens. You can choose ordinary tourism, trekking, cycling or even rafting. The fact of travelling like this makes the trip very expensive (again there is only one airline landing in Bhutan, Drukair, despite a second one has been recently authorized) but also preserves the national culture and environment. You will not see large groups of careless visitors.

This land of mighty legends has remained closed to the exterior for many years. In the middle 90’s the state began to allow private agencies to receive clients. Visitors can contract the trip on a website (as I did) or through a local partner agency who will forward them to the Bhutanese agency. This is the way to enjoy this wonderful country. Green fields everywhere, wonderful landscapes, breathtaking trekking paths, amazing monasteries, sacred temples, huge Dzongs (formerly fortresses and nowadays hosting both monks and government administration) and very friendly people. Another asset comes from the fact that young people speak fair good English (most of the subjects at the school are touched in English nowadays) and almost all of the signposts are in both languages; Bhutanese and English. Hotels provide good quality also, however I would suggest you to try at least one farmhouses so you can enjoy the traditional way of living. Normally, families live all together (the couple, the parents and the children). On the other hand, in 2008 the actual King (fifth in his dynasty) partly resigned and ceded the political power to the elected Parliament by turning the country from a Royal Kingdom into a Constitutional Democracy Country. Nevertheless, the king still retains some power in nationwide decisions and the people respect him a lot. He just got married 10 days before I arrived to Bhutan and I could see his pictures everywhere as people congratulate him for the wedding.                

You puzzle all this together and end up enjoying a totally different destination not only for the outstanding landscapes and buildings but also for the procedure of visiting the country and the peace and harmony you find while traveling. Despite the high cost, it is definitely worthy. Who knows how long it will remain as it is now.

As I guess this land wakes curiosity up, please, feel free to leave comments and ask questions.

Tips:

I saw? = Paro, Paro Zdong and the Tiger’s Nest Monastery, Thimpu, Punakha and Punakha Zdong
I slept? = Farmhouse in Paro and hotels in the rest of the itinerary.
I ate? = Dhil soup (Indian), Indian unknown fish, very fried pork chops, yak meat, chili and cheese, ara wine, all food really spicy.
Troubles? = A “light” visit to the hospital due a small papiloma at my foot. Great service and they all talked to me in English.
Like most? = Everything in this trip as a whole pack. I sometimes found my mind lost in space during trekkings and driving. The place really takes you to a peaceful and quiet state. Cooking with the farmhouse owner despite she did not speak any English at all. Hard stone bath afterwards not to be dismissed too. Tiger’s Nest Monastery trekking.
Disliked most? = Nothing in particular despite the fact that it is very expensive, mainly as you need like 12-14 days to see the whole country. The East side is said to represent the real traditional Bhutanese style (I did not have time to go there)
Transport means? = Car (470 km aprox) and like 30 km walking.
Side they drive? = Theoretically on the left despite the roads are so narrow that you normally stay in the middle.
Bric-a-brac? = Speed limit all over 40km/h. Cell phones became available only in 2004. Indian Maruti Suzuki cars instead of proper Suzuki cars. The actual King’s father married 4 sisters as per astrological “prescriptions”. Despite it is normal, it look strange to see Buddhist monks with cell phones, modern Samsonite suitcases or using business class air tickets. Audio and video tapes widely sold yet. Penis drawn outside the houses as a proof of fertility and to chase bad spirits. 

viernes, 28 de octubre de 2011

LOS HIMALAYAS DESDE EL AIRE

Y coincidió que estaba en el lado bueno del avión de Druckair…
Y con la cámara en la mano…
Y volábamos muy cerquita…
Y llegamos a Paro (único aeropuerto internacional de Bután), según el capitán, una de las pistas técnicamente más complicadas para aterrizar y despegar por la cantidad de montañas alrededor…

martes, 25 de octubre de 2011

KATHMANDU. LA ASIA PROFUNDA.

Imagínate que dejas atrás los rascacielos de Hong Kong montado en el moderno tren rápido que lleva al enorme aeropuerto internacional. Supón que después te subes a un Airbus 330 de la calificada como mejor compañía de la zona, Dragonair. Y que entre el aperitivo y la rica cena te pones a transcribir lo que te ha gustado Hong Kong. En éstas, el capitán anuncia el descenso a Katmandú. Así que cierras el portátil y recuerdas que Katmandú tiene cerca de 6 millones de habitantes entre la capital y los pueblos cercanos. Así mismo que es la capital de Nepal, región hindú de 27 millones de personas y guardián de los picos más altos del planeta. Un pueblo que debe ser activo y culto puesto que consiguió presionar a su monarca hasta conseguir que abdicara hace apenas 3 años y proclamara constitucionalmente una democracia. Entonces empiezas a ver luces sueltas. No ves las serpientes de color que forman los coches en la carretera ni alumbrado público notable. Durante minutos y minutos sigues viendo la ciudad de noche hasta que por fin aterriza la nave.
 
 
Dejas el avión y te subes a un autobús que recorre apenas 50 metros. Te bajas y vas a la terminal. ¿? Antigua, techo revestido de madera vieja, sin apenas carteles y con puestos de control de pasaporte estilo años 50. Has pagado en Madrid 40 euros para evitar colas eternas de visado, pero te dicen que debes rellenar el formulario y esperar otra cola igualmente. Entretanto averiguas que el visado aquí sale por 18 euros. ¿? Cuando te dan el visto bueno te diriges a la única cinta de maletas que hay y recoges la tuya. Antes de salir te piden el resguardo del equipaje que te dan al facturar con lo que más te vale mirar antes el equipaje o hacerte el loco. Sales sobre las 11 de la noche y ves que no hay nadie. Sales a la calle y ves gente apostada contra el cristal por donde se ven a los que llegan. Algunos literalmente como calcamonías pegadas al cristal buscando a sus parientes u ofreciendo insistentemente taxis ¿? Ves muchos carteles con nombre y te detienes en uno que dice Thiago Salinao ¿? Das por hecho que eres tú y te montas en un Toyota con más de 20 años dirección al hotel por un carril compartido para los dos sentidos. Te encuentras en calles sin alumbrado público, con coches de frente pitando, vacas cruzando, personas que se apuntan al reparto de asfalto ante la inexistencia del concepto acera, locales cerrados, alguna chica de falda corta y numerosos controles de policía y militares que dejan pasar tras verte cara de turista. ¿? Llegas al hotel y te dan una habitación que huele a humedad, con una triste lámpara modelo abuela y un aseo con unos grifos en la pared que parecen ser la ducha de una invisible bañera. ¿? ¡Ah! Vale; es que acabas de llegar a la Asia continental y profunda. Eso se avisa, ¡¡vaya shock tras Dubai y Hong Kong!! Así fue mi encuentro con la capital de Nepal. De hecho, eso es lo que se supone que esperaba del viaje pero así, de repente, y tan mal acostumbrado…

Pero el sol siempre asoma por el este y consigue cambiar la visión de las cosas. Al día siguiente monté en el coche de Dinesz dirección a Nagarkot en busca de una puesta de sol en el valle de Katmandú y de asomarme, siquiera de lejos, a los famosos Himalaya. A mitad de camino el amable conductor propone parar en Bhaktapur, Patrimonio de la Humanidad según la Unesco. Un exuberante casco histórico con el templo hindú más alto de Nepal y otros templos de detallada decoración confirma lo acertado de la proposición. Calles de tierra unen plazas de palacios y templos de madera y techos de terminación abierta. Las divinidades de los iconos y figuras representadas son explicadas en un simpático castellano por un aprendiz de guía. Por desgracia, el día se nubla y ni se ven los picos montañosos ni al sol acostarse. Volvemos al hotel por carreteras de un carril de nuevo compartido en las dos direcciones y tras llegar al sonoro tráfico de la capital. El conductor me lleva a un buen restaurante donde suelen ir la gente de aquí. La suma de arroz inflado con especies, cerdo muy frito, verdura y coca cola no alcanza los 2 euros así que me sobran otros 2 para tomarme un vodka cola (a partes iguales) en otro bar con música rockera en directo. Esto va tomando cuerpo.

Al día siguiente recorres Katmandú y sus 4 zonas de Patrimonio Unesco. Grandiosas estupas budistas gobiernan centros religiosos en ocasiones compartidos por budistas e hindúes. Explica Basu que son dos creencias compatibles y que muchos nepalíes siguen ambos ritos y rezan en los dos templos. Curioso cuando el hinduismo promulga una divinidad tripartita mientras que el budismo defiende una vida justa y respetuosa sin el control de ningún dios sino creyendo en los más de mil Buddhas (Maestro) y en su inhumana presencia en pasado, presente y futuro. Pero lo más impactante del día es el comienzo. En el primero de esos lugares Patrimonio, Pashupati, asistimos a una cremación al aire libre. El sagrado río Badmati que baña el templo hindú es testigo de la misma. A sus orillas hay como un muelle escalonado sobre el que se encuentra el cuerpo sin vida de una mujer de unos 50 años envuelta en túnicas de colores y con el rostro al descubierto. Recibe de su familia agua del río y de los encargados de la ceremonia leche de vaca. Después, lanzan la túnica al río y cubren el cuerpo con una túnica blanca. Se llevan el cadáver a unos metros de distancia donde una pira de madera la espera para arder juntos. La familia llorando queda detrás de la cortina de humo que se ha formado. Quedarán tan solo unos huesos menores que será el recuerdo que llevarán. A continuación, le rapan la cabeza al hijo mayor de la familia como muestra de duelo. Cada año ese mismo día vendrán, esta vez a la orilla contraria, a reunirse con los monjes y ofrecer comida y flores en recuerdo de los seres perdidos.

No da tiempo a conocer un sitio en dos días, pero es una ciudad curiosa esta de Katmandú. Me gusta a pesar de sus no aceras, del ruido de los claxon, del polvo constante, de la oscuridad y del tráfico urbano y político (4 gobiernos en estos 3 años de democracia). Es muy extensa porque apenas tiene edificios altos. Cuenta con gran riqueza arquitectónica y religiosa con sus templos, palacios reales y estos rituales. No es peligrosa, es barata para el occidental y la gente es muy amable. Hay una barriada, llamada Thamel, que es donde se alojan, comen y beben los turistas. Es la zona iluminada de la ciudad por la noche, si bien cierran los bares antes de medianoche. Por otro lado, no es peligrosa aunque te ofrezcan en la calle tabaco, marihuana, chicas o hachís. En parte es por el estereotipo de visitante que hay en la zona; mochileros, hippies y excursionistas. Andantes por el día y deambulantes por la noche. Entre ellos bastantes españoles, faltaría más.

Ahora, imagina que llegas en una minimalista imitación india de un Suzuki (Maruti Suzuki) al triste aeropuerto de Katmandú buscando la Aerolínea del Dragón, Druckair entre los mostradores estilo Torremolinos 74 ¿? Supón que tras una larga cola en inmigración y una hora de retraso acompañas a varios monjes budistas al autobús a pie de pista. Entonces el autobús recorre como 50 metros y te piden que te bajes ¿? Has conseguido que te den un asiento en el flanco izquierdo junto a la ventana. No sabes si acertaste. Despegas y ves que la nave varía de rumbo ¿? A los pocos minutos el capitán saluda con el siguiente mensaje: “Bienvenidos a bordo del vuelo con destino a Paro, Bután. Espero que disfruten del vuelo de 50 minutos de duración. Déjenme decirles que haremos trayecto paralelo a la inigualable cordillera de los Himalaya. Tenemos la suerte de tener un día soleado y claro por lo que podrán ver 6 de los 10 picos más altos del mundo, concretamente a su izquierda….” Ups, que me meto en el siguiente capítulo…

JD

Tips:


¿Qué vi? = Nagarkot, Bhaktapur, Kathmandu (Pashupati, Durbar Square, Boudhanath, Swayambhu)
¿Dónde dormí? = Hotel Mandap, 27 euros por noche con desayuno y transfer.
¿Qué comí? = Cerdo muy frito con arroz inflado y verdura picante, zumos varios.
¿A quién vi? = Chofeur: Dinesz Kulu, Guía: Basu Tiwari, Director hotel: Banjib y a Nisha y sus ojazos verdes.
¿Qué traba encontré? = Tiques para entrar en casi todos los sitios y propinas por todos lados.
¿Qué me agradó? = Los precios y lo amable de la gente. La buena música en directo.
¿Qué me disgustó? = El timo de la embajada de Nepal en Madrid.
¿Qué medios usé? = Coche.
¿Kilómetros recorridos? = En el coche 55 km. Andando como 5 km.
¿Qué lado conducen? = Izquierda.

viernes, 21 de octubre de 2011

HONG KONG. TWO FLOORS CITY.

Hello there. I do owe you an apology for not writing in English earlier. I try to enjoy the trip all day long and go to bed really tired. I wrote somewhat about Dubai in the plane from the UAE to Hong Kong and now, on the flight from HK to Kathmandu I am drawing these letters that I hope I can upload soon whenever I have Internet access.
 
 
May I explain you in few words the previous Spanish text about the United Arab Emirates. At first, most things really catch your attention. First on the list, it is terribly hot despite the summer is ending. The temperature reached 32-34º C but you felt like 42º due to the humidity. Secondly, everything is designed, built and promoted at its extreme. There are roads of 6 lines in each directions, the skyline is outstanding, the unique 7 stars hotel at Burj Al Arab, the tallest building in the world Burj Khalifa, the massive mosque at Dubai, the large Ferrari Center… You can see some pictures at the right hand side of this blog.
 
 
Nevertheless, everything looks quite superficial. You can easily notice the rich Emiratis citizens and the poor Indian and middle-east “invited workers” dealing with cleaning, receptionists, waiters and so. Less salaries and fewer rights too. It is fair to say they are legally registered, they go there as they wish and earn more money than in their own countries but they will hardly be promoted at their jobs and will never obtain the Emiratis citizenship. Neither will their children in spite they will be born there. Bizarre puzzle all together.
 
 
Anyway, this side tends to talk about Hong Kong. I do not know why (I had not read much about HK, I admit), I figured HK in my mind as a chaotic crowed city. Even kind of dirty and dangerous. Man, how wrong I was (in fact, this is the aim of this trip; getting to know this unknown side of the globe)!! I have enjoyed my three days there a lot. A friend of mine put me in contact with another friend and he kindly offered a sofa at his apartment for these days. I could not refuse it. He works for a German firm as a Marketing Manager for Asia Region. He did not only got me a place to lay my bald head off but also chatted about HK. A foreigner who has been working in several countries usually brings an interesting point of view. He foresees an ongoing economy leadership for China rather soon. Chinese people appear to be clever in business. Brilliantly or madly, they focused in copying all the Innovation from Western countries. Patterns are not longer safe and the “know how” it reaches a precious value. To that, you can add that Chinese people are really effective, motivated and profit-aimed. They can open an enterprise in 5 minutes. HK also promotes this business mentality with taxes exemptions and a very active assistance. Literally, “down here there is more money that you can even think about”.
 
 
And that thinking seems to be right when you walk across the city. The development is enormous. You see hundreds of high buildings all over the islands (Greater Hong Kong is settled in several islands), long bridges, modern means of transport, real optical internet network, businessmen all over, shops, locals, shopping centers, banks, enterprises offices… Besides, all the panels are both in Chinese and English, the city is pretty safe and clean, prices are not out of this planet (not cheap, though), people speak English correctly and I did not get the impression of much pollution. There is some as many lights on, a generous numbers of ships at the sea and 6 million inhabitants, but they also use metro, bikes and ferries, so it goes fine so far. All in all, the city is cosy to visit and offers many points of interests for business. They are in the core of Asia (as an example, an independent city as HK is the headquarter for two of the largest air companies in the world, Cathay Pacific and Dragonair).
 
 
On the other hand, the title of this page comes from the funny fact that the city is designed to become easy for millions of people. I mean, first of all there are several hundreds of meters of pedestrian passages above the main avenues and crossroads. That means traffic goes its own way, while you can easily non-stop walk through (over, I rather say) crossroads, streets and it also squeezes throughout some buildings. Moreover, from the piers (breathtaking skyline sight at night, I spent more than an hour there) to Victor’s flat in Hollywood Road (eldest street in the city), you can walk for 8-10 minutes along these passages or upper tunnels and like another 8 minutes you just stand on the moving mechanic stairs and belt like those at the airport or shopping centers. Outside in the middle of the city!! But it is also the two floors city because all the urban busses and trams are double floor (like the famous London red buses). Furthermore, you can access some islands both by ferry and by metro under the water channel and on the bridges. In a parallel metaphoric meaning, the city is attractive for the rich business elite (I have seen reporters staring at the financial indexes boards at the banks and taking pictures of alarming stock market rates) and comfortable for the modest bagpackers like me…  I do not pretend to draw this as the city of the future, but the feeling is that progress is at the service of the people.
 
 
I also jumped into a ferry and a bus to visit Tai O, an old fishingmen village in Lantau Island. Nowadays, there is not much trade there but it turned into a very picturesque little town. A local 50aged man approached me and offered to join me and chat for a while. Lucky me. For two hours we have a very nice conversation while he showed me the traditional canton side of the site with old wooden and newer aluminum houses over the water. They are provided of light, tv, internet and toilets. The kitchen and living room are very close to the entrance and you can see some fruits in some closer tables. It is a way to say welcome to people and, mainly, to the good spirits. They also have some icons and goods stamps and legends at the entrance of their houses. He says local people are very superstitious and he adds –guess what- “it works...” Then we entered a couple of small Buddhist chapels. Needless to say, he afterwards showed me what he sells (icons, dolls, stamps, fans….) and (needless to say too) I bought some as a thankyou for all this time with me. He really deserved it. Imagine staying in a quiet village after sunset, peacefully walking over the wooden bridges and paths, funnily learning some words in Cantonese and nicely talking about everything with an instructed local inhabitant. Rather than taking photo-postcards of every building and churches, this is what I enjoy most when I travel. And we just got started…
 
 
I stop, I promise. Feel free to leave comments and questions. It will be a nice way to get in touch.

Tips:

I saw? = Hong Kong Downtown, the HK Peak and the 360º terrace, the Piers, Tai O
I slept? = Bed and sofa at Victor’s place. Hollywood Road, 108. (Thanks)
I ate? = Thai rice, vegetable and chicken plate, honey desert, San Miguel beer, some kind of fish balls with unknown vegetable cooked at Chinese style.
I talked to? = This Tai O inhabitant who wrote me his name but in Chinese
Troubles? = Non.
Like most? = Cosy city to walk around. Clean, safe, generously signedposted. The Skyline. The chat.
Disliked most? = Nothing in particular.
Transport means? = Ferry (20 km aprox), train (40 km aprox), bus (35 km aprox), metro (13 km aprox).
Side they drive? = Left

martes, 18 de octubre de 2011

DUBAI. AT THE TOP!

Buenas. Por fin me pongo un rato a contaros cómo arrancó el viaje. No he tenido tiempo hasta ahora de hacerlo y, como no me aceptareis una notita de 3 líneas, he tenido que esperar hasta montarme en el avión de Dubai a Hong Kong, para estar un rato frente al ordenador tan majete que llevo y escribiros con ánimo de colgarlo (el texto y al piloto que está dando buenos tumbos) cuando me pueda conectar.

Pero, antes de nada, daros las gracias por vuestros comentarios –a ver si puedo conectarme un rato y contestaros- y la bienvenida a los nuevos (Pili, Paco, Juan Carrillo, que me había confundido con tu hermano…) Además, os animo a que paséis de anónimo a “nóminos” porque de algunos comentarios puedo adivinar el autor, pero de otros no acabo de averiguar quiénes sois. Por otro lado, en vista de que los textos decorados y floridos os dan bastante juego, éste (por fastidiar, más que nada) será más sencillote.

Tras hacer un simpático Málaga-Gatwick-Train to London-Metro to Heatrow-Dubai, aterrizamos mi macuto, mi invento chino de ruedas y mi pasaporte de las ilusiones a las 7:30 am con la agradable temperatura de 29 grados y una humedad considerable. Atendiendo a que la gasolina cuesta aquí 33 cént/litro y que los transportes públicos andan ahí, ahí, me alquilo un Ford Figo (tipo Fiesta) por 18 euros el día. Pronto descubro que el coche es indispensable. La gente vive en el coche. En la gasolinera no se bajan para repostar, en los bares-cafeterías silban a los camareros con el claxon y les traen su comida para llevar y, si tienen que bajarse para algo rápido, sin problema (tenías razón, Luis) se los dejan arrancados para mantener el aire acondicionado. Todo ello porque fuera hay un cocktail de arena del desierto, carreteras de siete carriles, cruces con hasta 6 turnos de semáforo y mucha humedad que hace que los 35-37 grados suban a una sensación térmica de 43-45 grados. Como dice una amiga mía: sudar no, lo siguiente. ¡¡Y eso que estamos al final del verano!! Para daros una idea, las paradas del autobús urbano son habitáculos cerrados con aire acondicionado.

Es la primera impresión que te llevas de este país que, al menos para mí, es como me lo imaginaba en bastantes aspectos pero más grandioso si cabe. Otra impresión inevitable es la explicación de porqué pagamos en España la gasolina a precios astronómicos. Sin duda con eso se paga la cantidad de edificios que se han hecho y se siguen haciendo. Las grúas forman parte del paisaje de Dubai y Abu Dhabi. Incluso de noche están iluminadas como parte de los rascacielos. Pero no se queda ahí la cosa; por doquier están los Lexus, los Hammer, los Bentley o los Porsches (ni un mísero Renault…) circulando por avenidas de 6 carriles y por puentes que serían la envidia de Gotan. A eso le puedes añadir los 70 centros comerciales que tiene Dubai, la desorbitante mezquita de Abu Dhabi, el mastodóntico complejo Ferrari World, la pista de ski artificial o el monorail exclusivo que cruza en la famosa “Palmera” (tan enorme, Paco, que casi no te enteras que estás en ella), repleta de bloques, casas, hoteles y arena en un inmenso espacio robado a mar. Del Oro Negro surge una ciudad color blanco, plata y oro… ¡Mal repartido anda el mundo!

Titulo este “cuento” Dubai at the top porque a cualquier sitio que vayas te encuentras con un “el más…. del mundo”. Tienen el rascacielos más alto del mundo (Burj Khalifa), el único hotel con 7 estrellas del mundo (Burj Al Arab), el hotel de más costosa construcción del mundo (El Heritage de Abu Dhabi), el sistema de metro sin conductor más extenso del mundo (Dubaimetro), la carrera de caballos más prestigiosa del mundo (Horse Riding Dubai Cup) la alfombra de una pieza más grande del mundo (alfombra iraní de la mezquita de Abu Dhabi, 42 toneladas), las mayores parcelas artificiales del mundo (Palm Jumeira) y, yo creo que hasta los semáforos más largos del mundo (dan turnos a tantos carriles y direcciones que puedes esperar minutos hasta el verde). Todo esto surge a partir de los 50-60 cuando se descubre el petróleo, si bien la fuente de ingresos de Dubai tiene grandes afluentes en el turismo y el oro también. En 1971 se unen Dubai, Abu Dhabi, Sharjam y 4 emiratos más para formar EAU. En la actualidad cuenta con 6 millones de habitantes y ha crecido tanto gracias al petróleo y a una política de fronteras abiertas, exenciones fiscales y atractivos para multinacionales de todos los sectores y a mucha publicidad en el extranjero, sobre todo en lo deportes (que se lo digan al Málaga con la vecina Qatar). Y eso es principalmente los Emiratos Arabes Unidos. Bueno, eso es el escaparate. La trastienda tiene más cajas. Alguna he podido abrir y contiene alguna sorpresa. Por ejemplo, tan solo el 30% de los habitantes de los Emiratos son emirites (si es que se dice así en español), es decir, oriundos de estas ciudades que, aun con asentamientos de centenares de años, se desarrollan principalmente durante el siglo XIX. El resto son mayoritariamente asiáticos, principalmente de India y alrededores. Pero el puzle se completa con gente de todos los colores. Hay censados residentes (que no ciudadanos) de casi 200 países. Ahí es nada. Otra caja nos dice que solo pueden ser ciudadanos los hijos de padres y, no siempre, madres de los Emiratos. En ocasiones, puede la mujer perder su nacionalidad si se casa con un extranjero. Si te casas con alguien del país, no tendrás la nacionalidad de EAU. Ni aun habiendo nacido en el país serás considerado ciudadano de aquí. Ni lo serán tus hijos o nietos. En otra caja, se encuentra la estructura social; hay como tres estratos. La familia real que gobierna el país (el presidente de la nación es el gobernador de Abu Dhabi, ciudad de mayor población y capital oficial, y el segundo al mando lo es de Dubai, ciudad económica y turística por excelencia). Ellos eligen a sus ministros a su antojo de entre un Consejo que parece que sí elige el pueblo en parte y que tiene cupos de cada emirato. Claro que, para ser miembro de ese consejo tienes que ser musulmán, ciudadano emirate y trabajar para el pueblo. Luego están los ciudadanos oficiales que aceptan esta estructura porque tienen de todo, se les proporciona estudios, trabajo y servicios y hasta mano de obra barata. Y lo aceptan bajo este prisma: si cambiamos de dirigentes cada 4 años, vendrían a forrarse e irse. De esta manera, siendo la misma familia y ya multimillonaria, no necesitan lucrarse y trabajan en favor del pueblo. En la base de la pirámide están los hindúes y asiáticos. Los ves con un mocho detrás de ti cuando sales de un aseo, pavimentando carreteras, de camareros, de recepcionistas, con pequeñas tiendas o de obreros. A las 6 termina su jornada y ves como todos suben a los autobuses de la empresa de construcción que supongo los llevarán a dormir a pisos fuera de la ciudad. ¿Justo? Pues sí porque vienen porque quieren, legales la mayoría y les dan un trabajo que seguramente está mejor que el que tenían en su país. O no porque no tienen los mismos derechos, no pueden acceder a la ciudadanía y difícilmente conseguirán ascender en sus trabajos (si bien hay casos que sí). Cada uno tendréis vuestra opinión. En cualquier caso, es fácil ver la diferencia; si son amables, te miran a la cara, llevan ropa normalita y transmiten sencillez, seguramente son asiáticos del este. Si van con sus túnicas blancas ellos y sus burkas negros ellas (la moda ahora, chicas, es dejarse asomar el tocado bajo el pañuelo), no hacen ni por mirarte cuando te hablan, y rebosan prepotencia, tiene las de ganar la apuesta de que son emirates. Hay que reconocer también que son mucho más abiertos de mente Eso sí, la dicotomía jeque-moro se inclina hacia lo segundo cuando de vender se trata (sin ser tan traficantes como en otros países árabes, cierto es) o cuando se ponen al volante. No saben lo que es un ceda el paso. Supongo que ellos inventaron aquello de “dichosos los que creen en los pasos de cebra porque pronto se reunirán con Allah”.

Una cultura, como veis, bien distinta. A mí me ha impresionado el espectáculo que tienen formado. Me acuerdo que cuando llegué a Las Vegas me quedé anonadado con lo que habían hecho los yanquis en mitad del desierto. Pero es que aquí los árabes, en el mismo hábitat creo que lo superan con creces. Conducir en la Palmera sabiendo que debías estar hundiéndote, ver la ciudad a 450 metros de altura en un edificio de más de 800 metros (Koldo, alucinarías con el “make off” de cada detalle de la construcción y con el edificio en sí), ver la mole de Ferrari, estar sentado tomando un café mientras los coches de Formula 1 pasan a 30 metros tuya y, 30 metros más allá tener tu yate amarrado o perder la cuenta de cuantos helipuertos hay en los rascacielos es una experiencia que, efectivamente, ausente de espíritu y de carácter humano, hay que admitir que es única.

No me extiendo más. Abierto a preguntas y curiosidades quedo que ya acordamos que parte del viaje haré de “espía industrial” de los sitios donde vaya para iros chivando vuestras curiosidades.

JD 

Tips:

¿Qué vi? = Dubai, Burj Khalifa, Abu Dhabi, Ferrari World, Sharjam, The Palm Jumeira, Abu Dhabi F1 Circuit
¿Dónde dormí? = Hoteles medianos a 20-30€ per. aunque me hicieron oferta especial.
¿Qué comí? = Showarma, una especie de pastel-pizza de queso y verduras muy rico, zumos naturales, humus.
¿A quién vi? = A nadie famoso pero sí a varios guías que te acercan la cultura del país y a un recepcionista de Bangladesh muy majo.
¿Qué traba encontré? = Ninguna en particular.
¿Qué me agradó? = Buenas indicaciones de carreteras y poder entenderme en inglés en todos sitios.
¿Qué me disgustó? = El calor te tiene todo el día sudando y te limita los paseos, incluso por la noche.

martes, 11 de octubre de 2011

¡BIENVENID@S A TOUR BLOG¡

Surge este blog con la intención de mantener durante mi viaje el contacto con la madre patria. De hecho con los tres; con mi madre para que no tenga que rezar mucho, con mi padre para que duerma sabiendo donde ando y con aquellos paisanos que habéis puesto algún tipo de interés en cómo me pueda ir.

Pretendo periódicamente colgar algunas de las experiencias, desventuras y sentimientos que vayan surgiendo. Espero que sean muchos y que pueda compartir lo máximo de ellas con vosotros. Igualmente, confío en que alguno se aburra en casa o en el trabajo lo suficiente como para que tenga ganas de escribir algún comentario o incluso algún artículo si se anima (le doy de alta en un periquete) que me hará ilusión leerlo. Por otro lado, este blog está ligado a una cuenta de correo nueva abierta para la ocasión y con intencionado y misterioso significado: planetamenu@gmail.com Podéis también escribir ahí.
Como blog y como público que es, está abierto a que lo podáis compartir con quien queráis, si bien mi seguro de viaje no incluye pago de reclamaciones por su contenido…

¡Así pues, bienvenidas/os a bordo!

I pretend to keep you informed throughout my trip via this blog. My aim is to write about my experiences, happenings and feelings during this tour. It will be mostly written in Spanish, though. Nevertheless, and despite my English is getting worse and worse, every now and then I will post some tips in Shakespeare’s language too.
Needless to say, I would really appreciate your comments and you are more than welcome to write some posts or even full articles (I can give you access to it if you like). Also, I linked this blog to a new email address where you can write to (along with my usually address). It is planetamenu@gmail.com . This blog is free and you can show it to whoever you wish.

 
Ladies and gentlemen, Welcome on board!

CREDENCIAL

Aun a riesgo de repetir detalles para los más allegados, seguiremos el protocolo y haré un pequeño “cuéntame” personal para los que me conocen menos.

Como soy muy dormilón, aguanté todo lo que pude para salir hasta que me sacó de una oreja el médico unas cuantas horas antes de terminar 1973. Nacido en el corazón de Málaga, ahora vivo en una especie de ménage a trois en Torremolinos. Por una lado yo, en el bajo la entidad financiera y dueña monetaria de mi piso y por casa la verdadera dueña del piso y de mí mismo.

Familiarmente mi currículo no está incompleto; el mayor de 5 maravillosos hermanos, testigo de la boda de mi padre y padrino de la boda de mi madre. ¡¿Quién da más?! Y, académicamente, me licencié en Ciencias Económicas tras duros años de estudio en Málaga y Roskilde (Dinamarca) y por ahí creo que andan algunos certificados de cursos varios.

Laboralmente experimenté de administrativo y de profesor pero mi vida profesional la monopolizan los hoteles. Desde recepcionista de paso hasta director de un par de ellos. Un sector el hotelero que me ha permitido tratar con gente de todas partes del mundo, compartir ideas, viajar, charlar e incluso visitar a “clientes y jefes”. Algún lector de este blog es la prueba de ello.

Sin embargo, hace algo más de un año decidí dedicarme un tiempo sabático para llevar a cabo varios proyectos personales. Entre ellos, un gran viaje por tierras desconocidas… Una idea que no es, ni mucho menos, nueva. Hace años que pretendía hacer este tipo de viajes pero las limitaciones habituales de tiempo y dinero no me lo permitían. Ahora, si bien liquidé casi todos mis ahorros, sí soy rico en tiempo libre así que he decidido ponerme en marcha. La siguiente pregunta es dónde.

He visitado los 7 continentes que nos enseñan en el cole pero me queda por vivir la experiencia de Asia Oriental así que ése será el destino principal del viaje. Le he dado mil vueltas al itinerario razones técnicas, climatológicas y de interés personal y, finalmente, mi intención es visitar Nepal, Buthan, Japón, China, Vietnam, Laos, Camboya, Indonesia… y alguno más si cae. Ahora bien, puestos a volver por el mismo sitio, pues me dije: ¿y si vuelvo por el otro lado que es lo mismo? Así que en mente está también pasar por Nueva Zelanda, Perú y Brasil. El plan inicial contempla algo más de 4 meses de viaje, aunque seguro que habrá cambios. Es una senda más o menos marcada pero sin barandas laterales así que algún desplazamiento lateral puede que haya…

El porqué de cada sitio te lo cuento en los siguientes capítulos. No obstante, en general, no pretendo hacer un catálogo de templos ni hacer la competencia a los japos con las fotos; busco conocer otros sitios, personas y culturas. No me dará tiempo a conocer mucho pero me encantaría interactuar con lugareños, hacer reír a un niño, ayudar a un abuelote o sentarme en una plaza con una cerveza a observar y aprender. Todo ello con mi equipo a cuestas…


 

domingo, 9 de octubre de 2011

GRACI-AS

Pues no. Esta pestañita no está dedicada a ti, titular de la misma. Es, si acaso, una cariñosa e impersonal aclaración para aquellos que no se creen que las personas puedan ser así de generosas. Que no pensaban que uno pueda sacrificar su voluntad individual para –con esfuerzo, como no puede ser de otra manera- dejar que alguien muy cercano lleve a cabo sus deseos.
No está, repito, dedicada a ti, sino que pretende explicar en voz alta a los demás lo que se valora que, aun con ojos llorosos, escribas en una camiseta “disfruta”.
Insisto en que no está dedicada a ti, pero creo que es justo hacer saber a todos que hay personas que te abrazan con toda la fuerza del mundo y, haciendo de tripas corazón, abren lentamente los brazos y te desean suerte con un beso.
Reitero que no está dedicada a ti. Digamos que es como un fado para los oyentes que no comparten que ayudes a hacer una maleta donde hay un solo cepillo de dientes y en lugar de estrofas de reproches, incluyas notas de alegría y una melodía en forma de sonrisa.


No está dedicado a ti porque a ti prefiero dedicarte muchas más cosas…


Aunque sí que está dedicado a mis hermanos por su superregalo que hará posible que estemos en contacto, con guiño especial a la diseñadora y programadora on-line Montse, que se ha currado este blog conmigo y a José por su configuración del portátil y la megamochila. Se agradecen también los rezos y buenos deseos paternos, maternos y allegados. Igualmente gracias a todos aquellos que pudisteis asistir a la fiestecilla del sábado por vuestro cariño y buenos deseos (y esa brújula de difícil configuración); a los ex del curro por tener unos minutos para vernos (merci, Sergio, por tu regalo); y a algún que otro anónimo/a que me ha ayudado a medio preparar esto de una u otra manera y a facilitarme contactos.